Judge: New York Crew. De nuevo las nostalgias con el Altavoz que se viene.

Imagen 1 rosa

Hace poco más de un año realice una traducción como parte de un proyecto personal,  a propósito de la presentación de la banda neoyorquina en Bogotá —que tuvo lugar el 1 de octubre de 2017 en el “Bogotá Hardcore Fest 3″. Hoy, transcurrido ya un buen tiempo y con la noticia de su participación en la decimoquinta edición del Festival Altavoz de Medellín quise volver a disponer el texto en las redes. A mi modo de ver, las voces que aquí confluyen dan cuenta de todo lo que Judge significó y significa para el ámbito del hardcore: sus aciertos, su espíritu, su complejidad y sus fallos.

La traducción  de los testimonios presentes en este post es mi versión de uno de los apartados que componen el libro “New York Hardcore 1980-1990”, elaborado por Tony Rettman un teso de la “historiografía” underground o, como se define a sí mismo, un “historiador reluctante” con la editorial Bazillion Points. Nunca está de más mencionar que este texto no tiene fin de lucro alguno y que todos los derechos relacionados con el material original del que parto pertenecen a sus respectivos dueños. Esto, más que una traducción sin más, es el producto del aprecio, la admiración y el afán de abrir nuevos canales que permitan conocer las historias que nos interesan más allá de las fronteras idiomáticas.

Judge Bogotá Hardcore Fest

John Porcelly: El “shutdown show” en CBGB fue un verdadero hito, casi tanto como el fin de esa era. La inocencia de pensar que todos estabamos en eso juntos se había ido.

Alex Brown: El lineup de ese día era las Pagan Babies de Filadelfia, Side by Side, Gorilla Biscuits y Youth of Today. Hilly Kristal promulgó una política de no saltos desde el escenario (slam o stagediving) luego de ser demandado por alguien que había sido herido durante un show en aquel entonces. Los guardias de seguridad eran enormes, estaban instruidos y tenían la capacidad para mantener todo el mierdero en orden. No creo que hubiese realmente algún tipo de conspiración para convertir la noche en el inicio del sueño de Hilly de hacer de “traquilizar” los shows, sin embargo, era una oportunidad muy buena como para desperdiciarla.

Ray Cappo: En CBGB ya no era permitido el stagediving, pues los habían demandado. Ahora, como adulto, lo entiendo. Imagina que una aseguradora te preguntara “¿qué es lo que pasa en tu club?” y que respondieras “permitimos que la gente se encarame al escenario y salte encima de la cabeza de los demás”. Sin embargo, el stagediving era una parte importante de la cultura y no había forma de que Hilly no quedara como el tipo malo del asunto cuando le pidió a la gente que no lo hiciera. La escena del hardcore estaba construida sobre la inexistencia de una diferencia entre las bandas y el público. No había espacio para este rollo de los rockstars en tarima y el público pasivo sentado en las sillas. Era tan importante estar en la audiencia como estar en la banda. Creo que eso era lo que la gente más amaba del hardcore.

Alex Brown: Ray tomó toda esa energía, como un maestro de judo, y la apropió para sí. Mi recuerdo más vivido de ese show es una pila de cuerpos empujando hacia arriba en contra del techo sobre el escenario. Era como una criatura extraña de alguna película de horror japonesa o un cuadro del bosco: una suerte de energía primaria, elemental.

Judge publico CBGB

Ray Cappo: La percepción sobre ese show tiende a ser algo sensacionalista en relación con lo que en realidad fue. Era el típico show, en el cual todo el mundo quería andar saltando del escenario —solo que esta vez no podían. Yo me alejé de CBGB por algún tiempo a razón de ese concierto, porque andaba emputado. ¿Qué podías hacer? ¿Nada de stagediving? ¡Pero si era lo que hacíamos!

John Porcelly: Después de ese concierto, CBGB dejó de hacer matinés de hardcore durante algunas semanas. Había una enorme tendencia negativa contra el straight edge y a nosotros nos metieron en ese saco. Fue entonces cuando formamos bandas como Judge o Project X y fueron una especie de antagonismo en contra de la percepción negativa y generalizada de ese entonces.

Alex Brown: Project X fue el responsable directo de la gente que andaba hablando mierda. No sé realmente si se trataba de provocación, pero era muy divertido lanzar algo polémico ahí afuera y esperar que la gente mordiera el anzuelo.

Walter Shcreifels: Definitivamente había mucha ironía y sentido del humor en Project X. Queríamos darle a la gente ese monstruo que en realidad pensaban que eramos. Nosotros creamos el monstruo para ellos.

John Porcelly: Nadie soportó tanta mierda por ser straight edge como Ray o yo. Me lanzaban más botellas de cerveza que a cualquier otra persona. Me han chorreado cerveza en la cabeza y me han amenazado. Project X era como ese sentimiento de no aguantar más y decir “¡a la mierda!”. Así que, además de la ironía que había en Project X, canciones como “Straight Edge Revenge” continúan tocando las fibras de todos aquellos que intentaron ser straight edge en una secundaria estadounidense, especialmente en la época de los ochenta. De hecho, creo que la razón por la cual todos recuerdan Project X es esa canción.

Yo amaba cantar en Project X. Estuve atado a la guitarra durante años, ¿sabes? Tocaba una Les Paul, la guitarra más pesada en el mundo. Tenía que tocar, estar enfocado y concentrado. Pero al cantar ignoras todos estos procedimientos que requiere el tocar una guitarra. Solamente tomas aquello que está en tu corazón y lo pones en tu boca. Es una liberación. ¡Hubiera deseado cantar para bandas más serias que Project X!

Imagen Project X

Mike Judge: En el último tour que hice con Youth of Today, la van se jodió en Florida. Nosotros la aparcamos en un basurero mientras la arreglaban. Habíamos hablado con un par de chicas que nos iban a dejar quedar en su apartamento, pero alguno tenía que quedarse durmiendo en la van con todo el equipo. Tomamos turnos. En mi noche de vigilar la van me encontré ahí, recostado en medio de un basurero en Florida. Tenía ideas en la cabeza y comencé a escribir canciones para una banda. Fue doloroso, obviamente, que esas palabras nunca hicieran parte de una canción de Youth of Today. Ellos nunca las habrían sacado. Así que pensé que, cuando volviera a Nueva York, formaría mi propia banda. Tenía que dejar de amordarzarme a mí mismo.

Porcell llegó una noche a acompañarme y comezamos a hablar sobre esa banda que aún no existía. Pasamos un muy buen rato únicamente hablando al respecto de eso. Basicamente, fue justo en ese momento cuando fundamos Judge sin siquiera saberlo.

skiz-2

John Porcelly: Mike realmente quería hacer una banda y quería cantar. Al principio fui muy escéptico al respecto. Mike puede ser muy impulsivo, pero en realidad es tímido, es ese tipo de sujeto antisocial. No podía imaginarlo como el vocal de una banda. Podía imaginarlo subiendo al escenario y mirándose los zapatos.

Mike Judge: Déjame decirte algo: amo Youth of Today, amo a Ray. Gastamos muchas noches metidos en una van yendo de tour abriendo el corazón a los demás. Lo amo como persona, así como también amo a Porcell, pero venimos de lugares diferentes. El juego final para cada uno de nosotros fue diferente. Hubo muchos momentos en los cuales estaba en la banda y sabía que nunca sería como ellos. Me estaba frustrando demasiado y eso no valía la pena para mí.

John Porcelly: Yo era un chico de Westchester que fue popular en la escuela. Estuve en el equipo de americano. Mike Judge era un tipo problemático de Nueva Jersey que fue acosado en el colegio.

Mike Judge: Cuando volvimos a Nueva York, empezamos con los ensayos para un nuevo álbum de Youth of Today. Le dije a Ray que iba a tomar mi camino. Una semana después, volví con el nombre de la banda y le pregunte a Porcell si estaba interesado. Yo vivía con Porcell, Al Brown y Ray en Brooklyn. Mientras estos tipos iban a trabajar en el día, yo solo me quedaba sentado ahí con el bajo escribiendo canciones. Tenía la colección de álbumes de Al Brown, Porcell y Cappo: era como una biblioteca del punk rock. Me sentaba a escuchar SSD, Negative Approach, Last Rights y un poco de Slapshot, entonces me iba a tocar el bajo.

John Porcelly: Las letras originales de Mike eran mucho más militantes y violentas que las que están en el EP. Déjame decirte que es la “versión editada por Porcell”. Antes, habían asuntos ahí de matar un par de hijueputas y cosas por el estilo.

Mike Judge: Una noche, le leía por teléfono las letras para “New York Crew” a Porcell. Él dijo entonces “buen tema, pero tienes que cambiar las palabras. No puedes decir esa mierda. Estás relacionando crímenes y cosas por el estilo en estos temas”. Me senté de nuevo y lo leí todo, ahí me di cuenta que él tenía razón al respecto.

John Porcelly: La música la hicimos realmente rápido, probablemente en menos de un mes. Practicábamos en nuestro apartamento y en Giant Studios. Algunas veces Mike agarraba el micrófono e intentaba cantar sin la batería de fondo. El sonido en Giant era de lo peor, así que no podía decirle que su voz iba a sonar de esa forma. Antes de ir al estudio recuerdo pensar: “esta música es increíble, pero si Mike no es capaz de sacarla quizá podríamos encontrar alguien más que cante”.

Cuando Mike caminó hacia el micrófono del estudio Don Fury y comenzó a cantar, realmente fue increíble. Yo estaba en shock. El rugido que venía de la garganta de ese chico era… debiste haber visto la apariencia de su rostro: estaba repleto de rabia pura. ¡Fue glorioso! Nosotros simplemente planeamos hacer un demo, pero en ese momento yo sentí que esto iba a ser la mejor banda del mundo. Me fui derecho al apartamento de Walter Schreifel en Queens y puse el casete. Su reacción fue como “¡Jueputa! Yo he estado trabajando con Gorilla Biscuits durante años, ¿y ustedes trabajaron en esto solo dos semanas?”.

judge

Mike Judge: Después del primer EP de Judge en 1981, había gente que exigía ver la banda en vivo. Porcell quería poner a la banda junta y armar un show. Conseguimos que Drew, de Bold, tocara la batería y Jimmy Yu el bajo. Entonces tocamos en Anthrax y estuvo increíble. Nunca paramos después de eso. Judge se iba a mantener firme desde 1990.

Alex Brown: Bold era genial también, por cierto. Yo siempre quise que su LP de 1987, Speak Out, hubiese sido grabado como se lo merecía. Creo que su legado está un poco subestimado precisamente por la mala calidad de aquella grabación y por el hecho de que vivían en Westchester y no en Nueva York, así que eran visto como extraños por el tipo de gente a la cual le importan esas cosas.

Imagen Final

John Porcell: Me satisface mucho ver la transformación de Mike Ferraro en Mike Judge. Él agarra el micrófono y se mete en lo suyo. Es algo notable y estoy muy orgulloso. Él escribió todas estas letras increíbles que conectaron con muchísima gente: eso, creo, fue la gloria de Judge, así como su caída. Youth of Today abogó por una causa más alta, mucho más positiva. Mike tenía problemas y cantó sobre ellos de una forma muy sincera, así que atrajimos un público problemático. La gente podía conectar con las letras de sus canciones porque tenían una vida de mierda, una familia de mierda e infancias de mierda respectivamente. Y si tú pones a cien personas que se sienten de esa manera en una misma sala, es evidente que algo va a pasar. Toda la violencia que vimos en nuestro primer tour fue demasiado. Eventualmente nos separamos. El segundo álbum de Judge habría sido maravilloso. Tenía un montón de ideas para algunas canciones increíbles —realmente lentas y contundentes.

Hasta aquí la traducción.

Paz,

Andrés Castañeda.

 

by-nc-sa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s